El 14 de abril de 2012, la tensión en el vestidor del Racing después de perder 4-1 con Independiente en el Clásico de Avellaneda llegó a un punto en el que las amenazas se salieron de control.

El guardameta argentino Sebastián Saja y el colombiano Teófilo Gutiérrez, dos referentes del equipo, tuvieron una fuerte discusión en la que el delantero colombiano perdió la cabeza y apuntó con un arma a su compañero.

"Tuvimos un pleito de palabras que fue subiendo de tono, muy fuerte. No me dio miedo, pero fue un momento muy difícil que no quisiera que se vuelva a repetir en mi vida", contó el arquero en el programa argentino "Línea del tiempo".

A pesar del inicidente, Saja aseguró que no le guarda rencor al seleccionado cafetalero, con quien se podría tomar un café sin ningún problema.