Un Portugal sin Cristiano Ronaldo se estrenó en su primer partido oficial tras proclamarse campeona de Europa con un tropiezo en el feudo de Suiza (2-0), que supo aprovechar diez minutos de bajón de las “quinas” para llevarse el encuentro.

Los goles de Embolo en el minuto 23 y de Mehmedi en el 30 permitieron a Suiza llevarse tres importantes puntos en la primera jornada de clasificación para el Mundial de 2018 y superar con éxito el duelo ante el principal rival de su grupo.

Ambos equipos llegaron al partido con importantes bajas, la del capitán Ronaldo en el caso de Portugal y la del extremo Xherdan Shaqiri para los suizos.

Para cubrir la ausencia del “crack” de Madeira, Fernando Santos decidió colocar junto al valencianista Nani al héroe de la final de París, Éder, y alinear también al extremo Bernardo Silva.

Un remate que se fue fuera de Éder, que demostró en los primeros minutos que no estaba tan fino como en París, y otro intento de Bernardo Silva fueron los primeros avisos para la zaga suiza.

Sin embargo, las buenas sensaciones iniciales de Portugal se acabaron de golpe en el minuto 24, cuando Suiza aprovechó un lanzamiento de falta para adelantarse en el marcador y conseguir un gol que cayó sobre las “quinas” como un jarro de agua fría.

El futbolista de origen español Ricardo Rodríguez lanzó la falta y Rui Patrício desvió el balón hacia la frontal del área, donde apareció la cabeza de Embolo para enviar la pelota a la red.

Los helvéticos, apenas seis minutos después ampliaron su ventaja.

Un ataque rápido de Suiza dejó el balón en los pies de Seferovic en la banda derecha y el suizo envió un pase atrás a la frontal del área para que Mehmedi rematase con todo el tiempo del mundo ante la pasividad de la defensa lusa.