Cuando se habla de peloteros con estampa y talento, el jardinero Kevin Alcántara sobresale entre sus compañeros en la edad de 14 años.

Con experiencia en los grandes eventos nacionales e internacionales, incluyendo el Clásico Scotiabank de Pequeñas Ligas (el verdadero no la copia) y la Serie Mundial Cal Ripken, Alcántara tiene un bate dulce y sobresalientes habilidades atléticas.

Es un jugador espigado de 6 pies y 3 pulgadas y ya ha pegado batazos que alcanzan los 370 pies y además posee un buen instinto para hacer contacto. Inició como torpedero pero ahora se desempeña como jardinero central, posición en la que hace gala de una excelente habilidad para leer los batazos combinándolos con velocidad y buen brazo.

Ha jugado para las ligas Payero y Pimentel. Otros eventos nacionales que ha jugado son torneo Richardson, campeonato del Distrito y la Pony League, entre otros.

El hijo de Francisco Alcántara y Claudia Araujo  y está realizando sus estudios del bachillerato y al mismo tiempo estudia el idioma inglés como base para desarrollar la llamada sexta herramienta que todo buen atleta necesita, la habilidad intelectual.

Es entrenado por Radhames Clemente Severino (El Varon) en el complejo de José Offerman Academy.