Llegó para quedarse. Luego de una primera temporada en el torneo invernal dominicano, el jardinero Rafael Bautista, de los Leones del Escogido, está demostrando que es un pelotero de esta élite y que lo mostrado en su primera experiencia no fue casualidad.

Bautista, quien está en su segunda campaña en la pelota del patio, ha sido la punta de lanza en la ofensiva de los Leones, donde el primer turno en el orden al bate, labor que ha desempeñado por todo lo alto en lo que va de torneo.

A pesar del duro inicio de temporada que han tenido los melenudos en la producción de su ofensiva, Bautista ha podido mostrar sus cualidades con el madero, convirtiéndose en un factor clave para motorizar el ataque de los Leones.

Antes de la jornada de este miércoles, Bautista ocupaba la quinta posición en promedio de bateo en toda la liga con .325; estaba empatado en el segundo lugar en carreras anotadas con siete, tercero en bases robadas con tres, tercero en turnos al bate con 40 y quinto en hits con 13, (a un imparable de la segunda posición, en la cual existe un triple empate con 14).

Estas estadísticas lo colocan dentro de los mejores del torneo a nivel general y en cuanto a las actuaciones dentro del conjunto, sus resultados son todavía mejores y su trabajo gana mayores dimensiones, ya que el ataque de los Leones no ha respondido como se espera.

Aparte de que es el líder en el equipo de cada uno de los encasillados anteriormente mencionados, Bautista es segundo en dobles con uno, está empate en el tercer mayor total de carreras empujadas con tres,  es tercero en  porcentaje de embasarse con .372, esto sumado a un slugging o batazos de poder de .350.

Bautista ha conectado de hit en siete de los nueve partidos en los que ha jugado y en tres de ellos ha pegado tres imparables y ha anotado por los menos una carreta en seis de esos encuentros.
Llegar, brillar y mantenerse no es una meta fácil de alcanzar en esta liga y es lo que este talento de 23 años está trillando en su segundo año con los Leones.