Rafael Nadal, número 5 del mundo y primer cabeza de serie del Barcelona Open Banc Sabadell-Trofeo Conde de Godó, único superviviente español, y el vigente campeón, el japonés Kei Nishikori, mantienen su progresión hacia los cuartos de final del torneo.

De los doce españoles que aparecían en el cuadro principal tras el sorteo, solo queda el balear. En el último partido de la jornada, Feliciano López le ha dejado solo.

'Feli', séptimo cabeza de serie del torneo, aspiraba esta tarde, en su decimosexto Godó -tiene el récord de participaciones junto a Manolo Orantes- a igualar los cuartos de final logrados en 2011 y 2012.

Sin embargo, ha acabado cediendo ante el alemán Philipp Kohlschreiber, décimo favorito, por 6-7, 7-5 y 6-3, en un maratoniano y agónico partido disputado, a ratos, bajo la lluvia.

"Es lo que hay", ha respondido Nadal con cara de resignación cuando le ha preguntado hoy por la falta de un relevo generacional claro en el tenis español.

El mallorquín volvió a confirmar hoy la línea ascendente que le llevó a conquistar por novena vez Montecarlo la semana pasada y, con los primeros rayos de sol de un jornada marcada por la lluvia, saltó a la pista central del RCT Barcelona para resolver su partido por la vía rápida.

Su rival de hoy fue otro español, Albert Montañés que, sin hacer un mal partido, acabó cayendo por un doble 6-2 en poco más de una hora.

Nadal se medirá mañana a su verdugo en el pasado Godó, el italiano Fabio Fognini, 31 del ránking ATP y duodécimo cabeza de serie del torneo.

El ocho veces campeón del Godó tendrá, por tanto, la posibilidad de revancha ante un Fognini que llega a la cita algo mermado físicamente, tras superar un lesión abdominal que le ha tenido dos meses de baja.

Aun así, el italiano afincado en Barcelona llega a esta ronda de cuartos con buena sensaciones tras ganar con solvencia sus dos partidos.

Si ayer su víctima fue el ruso Mikhail Youzhny, hoy no tuvo piedad del serbio Viktor Troicki, octavo favorito y al que derrotó por 6-3 y 6-2.

Ambos se han enfrentando en nueve ocasiones, con un balance de 6-3 favorable a Nadal, aunque en 2015, Fognini se llevó tres de los cuatro duelos que disputaron.

Por el otro lado del cuadro, el japonés Kei Nishikori, segundo cabeza de serie del torneo, proseguirá con su defensa del título ante el ucraniano Alexandr Dolgopolov, undécimo cabeza de serie.

Nishikori se deshizo hoy de Jeremy Chardy, por 6-3 y 7-5. El francés, decimotercer cabeza de serie, le exigió algo más de lo que el holandés Thiemo de Bakker lo hizo ayer, pero acabó rendido ante la habitual solidez del tenista nipón.

Por su parte, Dolgopolov avanzó hasta cuartos tras derrotar hoy a Karen Khachanov, un joven tenista ruso procedente de la fase previa, por 6-4 y 7-5.

El ucraniano se medirá a la sexta raqueta mundial por quinta vez en su carrera. Los cuatro enfrentamientos precedentes cayeron del lado de Nishikori, aunque siempre en pista rápida, por lo que esta será la primera vez que se vean las caras en arcilla.

El primer partido de cuartos los disputarán el francés Benoite Paire, 22 en el ránking mundial y sexto cabeza de serie del torneo, y el tunecino Malek Jaziri, una de las revelaciones del torneo.

Paire logró hoy una victoria de mérito (6-2 y 6-4) ante el uruguayo Pablo Cuevas, noveno cabeza de serie y que este año había reinado en la gira sudamericana de tierra al ganar los títulos de Saou Paulo y Río de Janeiro.

Jaziri eliminó al alemán Alexander Zverev, un de las más firmes promesas del circuito, en un intenso duelo que cayó del lado del tunecino por 7-6 y 6-4.

Kohlschreiber, el encargado de acabar con el penúltimo español que seguí vivo en el torneo cerrará la jornada con Andrey Kuznetsov, decimosexto cabeza de serie. El alemán ya sabe lo que es ganar al ruso en el Godó. Lo hizo en 2013 y en 2015, en los dos único enfrentamientos entre ambos