Acción, reacción. Al despido de Ray McCallum por parte de San Antonio Spurs para hacer hueco a Andre Miller, responden los New York Knicks de manera inmediata para pescar al joven base antes de que ningún otro equipo se les adelante.

Mientras Jimmer Fredette se halla en la incertidumbre de lograr un segundo contrato de diez días con la franquicia neoyorkina y Kurt Rambis atestigua que existe esta posibilidad, el técnico admite igualmente que “están cogiendo nombres” de entre los jugadores cortados buscando también algún otro proyecto joven al que desarrollar.

El primer contrato de Fredette expira este jueves, por lo que hoy podría hacer su última aparición ante los Blazers. La ex estrella universitaria solamente ha jugado un par de minutos de la basura desde que atracó en la ‘Big Apple’, siendo incapaz de conmover a Rambis en los últimos tres encuentros y quedándose sin un soplo de juego, a pesar de que la grada coreara su nombre el pasado domingo durante el partido ante los Heat. Por lo tanto, es más que factible, y así lo asevera el New York Post, que McCallum pase a ocupar el puesto de Fredette si un milagro no emana desde el banquillo en la noche de hoy.

Los novatos, al banquillo

En contraposición a este rumor, el propio Rambis ha hecho unas declaraciones que hacen que importe más bien poco —al menos para un futuro inmediato— cual de estos dos jugadores ocupe ese hueco en la plantilla.

Los Playoffs se asemejan cada día más a un cuento de hadas, pero no por ello el entrenador piensa dejarse llevar. Con postemporada o sin ella lo tiene claro; quiere victorias. “En algún momento [dar minutos a los más jóvenes] podría ocurrir. Pero por ahora intentaremos terminar la temporada de forma positiva y ganando todos los partidos posibles” ha dicho para ESPN, descartando por ahora la posibilidad de delegar en los más jóvenes hasta que dé el curso por perdido del todo.