Los Rays de Tampa Bay se impusieron la tarde de este martes 4-1 a la Selección Cubana en un histórico entre Estados Unidos y Cuba, que contó con los mandatarios Barack Obama y Raúl Castro, respectivamente.

El más destacado del partido fue James Loney, quien pegó jonrón y empujó tres carreras por Tampa.

El abridor Matt Moore lanzó seis entradas de seis hits, pero no permitió carreras.

Más de 50 mil fanáticos se dieron citas al Estadio Latinoamericano de La Habana para presencial el encuentro.

Obama estaba allí junto a su esposa Michelle, sus hijas Malia y Sasha, funcionarios de su gobierno y por supuesto, cientos de agentes que encargados de su seguridad.

Luego del partido, Obama si dirigó hacia Argentina en su icónico avión presidencial Air Force One, la nave que usan los presidentes de los Estados Unidos.