La temporada del 2003 en las Grandes Ligas ha sido una de las más gloriosas en la historia de la participación de los dominicanos en la gran carpa, por el dominio ejercido en los principales premios que fueron otorgados en la Liga Americana.

La extraordinaria faena de ese año incluyó el premio de Mánager del Año para Tony Peña, quien guió a los Reales de Kansas City a un récord de 83-79, el primero positivo desde 1994, año en el que Felipe Alou conquistó el primer galardón de este tipo para un criollo, cuando estaba al frente de los Expos de Montreal.
 

Alex Rodríguez, entonces con los Vigilantes de Texas, se puso la primera de sus tres fajas de Jugador Más Valioso (MVP) en la Americana, que ha ganado hasta el momento. En esa inolvidable campaña para los dominicanos, Rodríguez encabezó las Mayores con 47 vuelacercas (empatado con Jim Thome de los Filis de Filadelfia). Fue segundo en remolcadas en la liga con 118, mientras acumulaba un promedio de bateó de 298, tuvo 30 dobles y su máxima cifra en triples con seis. En la votación para este premio David Ortiz y Manny Ramírez ocuparon la quinta y sexta posición.

El éxito de los Reales ese año no solo benefició a Tony Peña, ya que el torpedero titular del conjunto, el también dominicano Ángel Berroa, se alzó con el premio al Novato del Año. El campo corto quisqueyano bateo para promedio de 287 con 17 jonrones y 73 empujadas. Pegó 28 dobles y 7 triples.

El único gran premio individual que evadió a los dominicanos fue el Cy Young, conquistado por el derecho Roy Halladay, de los Azulejos de Toronto, en una votación en la que Pedro Martínez quedó en tercer lugar.

Este año junto a otros como en el 2005 donde Alex y Albert Pujols ganaron el MVP en ambas ligas, Bartolo Colón ganó el Cy Young y Robinson Canó junto con Willy Taveras quedaron en segundo lugar en la lucha por el premio al Novato del Año en los dos circuitos, parte imborrable de la historia de los hijos de República Dominicana en el mejor béisbol del mundo, el de las Grandes Ligas.