La República Dominicana dijo presente en los Juego Olímpicos que se celebraron en Rio de Janeiro, Brasil, los cuales cerraron sus puertas este domingo en espera de su próxima cita que será en Tokio en 2020. En esta ocasión el país logró mantener su presencia en el medallero, pero la disminución en la cantidad de preseas con relación a las ediciones pasadas fue evidente en el resultado.

Luego de las olimpiadas de Atenas 2004, en las cuales Félix Sánchez conquistó la medalla de oro, el país logró obtener dos medallas en cada una de las siguientes dos ediciones, tanto en Pekín 2008 (Gabriel Mercedes, plata en taekwondo y Félix Díaz, oro en boxeo), como en Londres 2012 (Sánchez oro, 400 metros con vallas y Luguelín Santos, plata en 400 metros planos), algo que no pudo igualar en esta ocasión.

La disminución de dos a una medalla es un aspecto negativo que no puede ser ocultado, ya que en cuanto a resultados generales, se da un paso de retroceso de los niveles que ya se habían alcanzado con anterioridad.

En cuanto a los resultados particulares, Luisito Pie fue la luz que más brilló dentro de la delegación de 29 atletas que participaron en los Juegos Olímpicos en suelo brasileño. La medalla de bronce, con sabor a oro, de Pie salvó la participación dominicana, que se metió nuevamente en el medallero, quedando empatada en el lugar 78 entre las naciones que participaron en el evento deportivo más importante del planeta.

Otras de las participaciones que pueden calificarse como positiva fue la de Beatriz Pirón en pesas. La dominicana se quedó a un kilogramo de ganar la medalla de bronce y se colocó como la mejor del continente americano, ya que los metales quedaron en los cuellos de competidores asiáticas (el oro fue para Sopita Tanasan de Tailandia, la plata de Sri Wahyuni Agustiani de Indonesia y el bronce para Hiromi Miyake de Japón).

En esta disciplina también actuaron Yudelkis Contreras, quien aunque terminó lejos de conquistar una medalla, mostró una mejoría al terminar en el sexto lugar entre las mejores del mundo; y Luis García quien concluyó noveno en su primera participación en este tipo de evento, lo que podría verse como un candidato a mejorar para el próximo ciclo olímpico.

Wander Mateo en Judo, fue una de las sorpresas agradables para el país en esta oportunidad. El judoca nativo de San Juan de la Maguana ganó sus dos primeros combates y perdió los siguientes dos, el último de estos en el repechaje por la medalla de bronce, y concluyó en el séptimo lugar en su categoría. Mateo, de 26 años, nunca estuvo entre los favoritos para conquistar un podio, pero su partición lo coloca entre las esperanzas a futuro.

Algunas de las apuestas del país no pudieron llenar las expectativas, como sucedió con Luguelin Santos, quien quedó eliminado en la semifinal, a centésimas del tiempo necesario para disputar la final, en la cual estaban en juego las medallas. Sobre Santos, el abanderado de la delegación nacional en Río, se supo que fue víctima de una lesión que le impidió realizar sus entrenamientos en el tiempo esperado, lo que afectó su desempeño.

A pesar de este resultado, al camino de Santos le resta mucho por recorrer, ya que cuenta con 23 años, por lo que el tiempo está a su favor para levantarse y volver a la cima del atletismo olímpico. En esta misma situación se encuentran Moisés Hernández en Taekwondo y Leonel de los Santos en boxeo, quienes no pudieron lograr avanzar más allá de su primer combate, pero por su juventud continúan siendo apuestas sólidas para volver en Tokio 2020.

Un elemento que puede considerarse positivo a pesar de los resultados particulares que tuvieron fue la participación de atletas dominicanos por primera vez en tiro al plato, ciclismo, tiro con arco y en tenis masculino.

Sin importar las luces y las sombras que los acompañó en Brasil, la delegación dominicana arribará hoy al país con el orgullo de haber dado lo mejor por poner el nombre de esta tierra en alto.