La Federación Internacional de Atletismo (IAAF) rechazó las solicitudes de 67 atletas rusos que pidieron competir en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro pese a la suspensión de la Federación de Atletismo Rusa (FAR) por los numerosos escándalos de dopaje que la salpican.

Los deportistas fueron informados de la decisión al filo de la pasada madrugada, aseguró ayer en declaraciones a la televisión estatal rusa Rossia el secretario general de la FAR, Mijail Bútov.

“La razón de la negativa a los atletas rusos es la desconfianza hacia el sistema antidopaje ruso”, precisa un comunicado de la federación rusa.

La decisión de la IAAF afecta a la pertiguista Yelena Isinbáyeva (foto), doble campeona olímpica y plusmarquista mundial, que quitó importancia a todas las declaraciones que llegan desde el organismo internacional.

“No valen nada, no son más que palabras huecas, porque sólo una decisión será la importante para nosotros, la que emita el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) de Lausana”, dijo Isinbáyeva al conocer la noticia.