El derecho Carlos Estévez tiene una deuda pendiente con los Toros del Este y es lanzar en el invierno.
Esa ha sido una de sus grandes metas, desde que fue seleccionado por el conjunto romanense en el sorteo de  novatos del año 2014 de la liga dominicana de béisbol.

“Desde que los Toros me escogieron en el draft he querido tirar en el invierno, pero no he recibido el permiso de los Rockies de Colorado”, apuntó.

Destacó que “en la pasada temporada, pensé que tendría la oportunidad de hacerlo, pero me enviaron a la Arizona Fall League y tampoco pude lanzar en el país”.

Estévez ofreció esas declaraciones durante la visita que una comitiva del conjunto romanense giró a sus jugadores de los Rockies, en el complejo que esta organización opera en esta  ciudad del estado de Arizona, durante los entrenamientos primaverales de las Ligas Mayores.

“Creo que en la venidera campaña veré cumplido ese sueño, no importa que en 2016 debute en las Grandes Ligas”, señaló.

Dijo que “he hablado mucho sobre tirar en República Dominicana con Cristhian Adames (su compañero de organización y capitán de los Toros) y  creo que es algo que me conviene de cara al futuro y a mi carrera en el béisbol, ya que allá se juega una pelota de mucho nivel”.

La delegación de los Toros que visitó a los peloteros de los Rockies, como parte de su periplo por los campos de entrenamientos primaverales, haciendo contacto con los jugadores del conjunto, estuvo integrada por Pablo Peguero, gerente general; Félix Peguero, coordinador de la Oficina de Operaciones de Béisbol de los Toros; Jesús Mejía y Frank Gonzalvo, asistentes del gerente general; Mario Emilio Guerrero, director de Comunicaciones y Ernesto Krankwinkel, gerente de Comercialización.

Estévez, quien ha lucido muy bien en la pretemporada y se perfila para integrar el cuerpo de relevistas del club, viene de lanzar de manera efectiva en 2015.

El derecho de 23 años comenzó en clase A alta, en la liga de California, donde con el equipo Modesto, tuvo récord de 5-0, 5 salvamentos, efectividad de 1.37 y un WHIP de 0.86, en 19.2 entradas, promediando 11.0 ponches y 2.3 boletos por cada 9 episodios.

Fue subido a doble A y en la Eastern League, con el conjunto Nebraska, aunque su promedio de carreras limpias desmejoró a 4.50, sus medias de ponches y boletos (10.8 y 2.2) por cada 9 entradas, mantuvieron un nivel de excelencia.

En la Arizona Fall League registró foja de 2-2, efectividad de 2.95 y 10 juegos salvados, en 18 apariciones.

En 18.1 innings toleró 6 hits y 7 carreras, 6 limpias, con 24 ponches y 11 transferencias.

Actualmente es el prospecto número 25 en la franquicia de los Rockies.