El 2016 fue un año de cambios en los Marineros de Seattle, con un nuevo gerente general, un nuevo manager y un cuerpo de coaches renovado casi en su totalidad.

En el terreno, los resultados fueron bastante positivos. Los Marineros ganaron 86 juegos, 10 más que el año anterior, para mantenerse en la pelea prácticamente hasta el final de la campaña. Según Jerry Dipoto, quien trajo a Scott Servais para dirigir al equipo, fue crucial el liderazgo de dos veteranos para facilitar las transiciones en Seattle: los dominicanos Robinson Canó y Nelson Cruz.  

"Han sido de un valor incalculable", dijo Dipoto. "Tuvieron grandes años dentro y fuera del terreno. Robinson Canó y Nelson Cruz fueron tal vez más cruciales para nuestro equipo en torno a lo que pasó en el clubhouse que dentro del terreno de juego".

En el diamante, el segunda base y el bateador designado se combinaron para conectar 82 jonrones y empujar 208 carreras. Pero más allá de los números, el dúo ayudó al resto del equipo a asimilar un nuevo modo de hacer las cosas, con un mayor enfoque en los análisis modernos.

"Fue tremenda la forma en que acogieron a Scott Servais y el nuevo cuerpo de coaches, además de la nueva filosofía", expresó Dipoto. "Llevaron eso a los demás.

"Fueron muchos cambios y esos dos muchachos hicieron un trabajo increíble a la hora de aceptar todo lo nuevo. Todo eso representó para ellos la oportunidad de crear un nuevo ambiente y por ellos, creo que tuvimos uno de los mejores ambientes que he visto en mis casi 30 años en el béisbol. Ellos estuvieron en medio de todo".

Después de un 2015 aquejado de una dolencia abdominal, Canó reaccionó este año con 39 vuelacercas, 103 impulsadas y OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .882.

"Robinson siempre está muy preparado a nivel físico", dijo Dipoto. "Son pocas las personas que trabajan más duro que él. Siempre está enfocado. Su tiempo en el gimnasio y su tiempo en la jaula de bateo siempre son bien regimentados. Conoce al oponente y está listo para jugar".

Dipoto también quedó impresionado con la naturalidad de Canó en el terreno, algo que en ocasiones ha sido interpretado como una falta de esfuerzo.

"Es tal vez el jugador más calmado que he visto", expresó el ejecutivo. "Juega a su ritmo y como resultado de eso, está casi siempre bajo control. Aunque a veces eso es percibido como su mayor debilidad, creo yo que es uno de sus mayores fortalezas. Controla el ritmo del juego y como resultado, creo que es quien tiene más posibilidades de triunfar.

"Robbie es un gran ser humano también. Cuando llegas a conocerlo, es excelente persona".

En cuanto a Cruz se refiere, Dipoto resalta el aprendizaje que ha realizado el quisqueyano en su mecánica de bateo, algo que logró hace unos años con el mismo Servais en la organización de los Rangers.

"Nelson tiene para mí el swing más directo y compacto de un jonronero", dijo Dipoto, luego de ver a Cruz conectar 43 bambinazos y registrar OPS de .915 en el 2016. "Claro, se va a ponchar porque eso es parte del precio que uno paga por dar 45 cuadrangulares.

"Y Nelson Cruz es una de las personas más agradables que he conocido, sin importar su condición de pelotero. Es excelente con sus compañeros de equipo".