Tal vez alguien pudiera imaginarse a Roberto Osuna como una especie de Mariano Rivera mexicano, sumando un juego salvado tras otro hasta hilvanar una carrera extraordinaria como cerrador. Después de todo, sus comienzos en las Grandes Ligas dan como para proyectarle un futuro sonriente como tal.

Pero, esperen un momento. Al igual que Rivera en sus principios en la Gran Carpa, Osuna tiene también la calidad suficiente para ser un abridor en las Ligas Mayores y nadie debería extrañarse de que los Azulejos de Toronto lo proyecten como tal.

"Hay conversaciones sobre hacerlo abridor, en cuanto al futuro se refiere", reveló el dirigente de los Azulejos, John Gibbons, a una pregunta de LasMayores.Com. "A lo mejor eso se ve distante, por lo bien que ha lucido como relevista, ¿Quién sabe? Puede hacer las dos cosas. Es uno de esos tipos que usted verá en las Grandes Ligas por muchos años".

Osuna dejó estupefacto al planeta beisbolero en 2015, al salvar 20 juegos para los campeones del Este de la Liga Americana y eso que su experiencia previa era en la Clase "A". Hay que tomar en cuenta que de sus 30 partidos en las ligas menores, 27 fueron como abridor.

De hecho, a sus 16 años de edad, ya Osuna era instalado como iniciador por los Diablos Rojos del México en la exigente Liga Mexicana de Verano.

"Nunca hubiéramos llegado aquí sin él, eso es seguro", recalcó Gibbons. "Que hiciera el equipo en el Spring Training ya era considerada como una posibilidad remota, pero tuvo fabulosos entrenamientos y nos llenó diferentes roles. Por necesidad, lo usamos como cerrador y se quedó con el puesto. Es tremendo".

La faena de Osuna, que es familia del ex relevista de los Dodgers de Los Ángeles Antonio "El Cañón" Osuna, no se circunscribe exclusivamente a lo que hace en el diamante para los Azulejos, que lo firmaron el 3 de agosto de 2011, a los 16 de edad.

"Ha jugado pelota buena en México y eso definitivamente lo ha ayudado aquí", expresó Gibbons. "Pero uno no puede elogiarlo lo suficiente por el aplomo con el cual se ha desenvuelto como jugador de las Grandes Ligas".

El 8 de abril de 2015, Osuna se convirtió en el lanzador más joven que intervino en un juego en la historia de Toronto y de paso el primer pelotero nacido en 1995 capaz de debutar en las Grandes Ligas.

El punto altisonante de su gran año ha sido su faena en el quinto y último encuentro de la Serie Divisional frente a los Rangers de Texas, al lograr un salvado de cinco outs y convertirse en el pelotero más joven de la historia de la Liga Americana que logra un rescate en los Play-Offs y el segundo de menor edad en total, superado únicamente por Don Gullett en 1970 con los Rojos de Cincinnati.

El joven relevista mexicano también cerró el partido del miércoles en Toronto, pero en esa ocasión no entró en situación de salvamento por el amplio margen de carreras a favor de los Azulejos.

Una vez concluido ese encuentro, Osuna indicó a LasMayores.Com que tiene la mentalidad abierta para ayudar a los Azulejos en lo que haga falta para bien del porvenir de la novena canadiense.

"Estoy listo para ayudar de la manera que le pueda servir al equipo", dijo Osuna. "Si quieren que abra, lo haré y si desean que siga relevando también estaré a la orden".