El suizo Roger Federer, número 3 del mundo, no disputará la próxima edición de Roland Garros por sus problemas físicos, anunció el jugador en su cuenta de Facebook.

“Pese a que he mejorado de forma constante mi estado físico general, todavía no estoy al ciento por ciento y creo que correría un riesgo innecesario al jugar este torneo sin estar totalmente listo”, indicó el tenista, que no se había perdido ninguna edición en Roland Garros desde su debut en París en 1999.
Será, además, el primer Grand Slam que se pierda el suizo desde el Abierto de Estados Unidos de 1999, cuando encadenaba 65 participaciones en este tipo de torneos que ha ganado 17 veces.

El vencedor en la tierra batida de París en 2009 y otras cuatro veces finalista, aseguró que la decisión de no disputar el Roland Garros “no fue fácil”.

“Pero al hacerlo puedo salvar el resto de la temporada y alargar mi carrera deportiva”, indicó el tenista.
Federer aseguró que no ha perdido ni la motivación ni la emoción de jugar al tenis y señaló que su nuevo objetivo pasa por volver “al más alto nivel” cuando comience la temporada de hierba.

“Lo lamento por mis fans de París, pero ya tengo ganas de volver a Roland Garros en 2017”, indicó el helvético.

La temporada de Federer no está siendo muy buena. Solo ha participado en cuatro torneos y su mejor resultado fue la final de Brisbane, que perdió frente a Milos Raonic.

En el Abierto de Australia cayó en semifinales contra el serbio Novak Djokovic, número uno del mundo, y en la temporada de tierra no superó los cuartos de final de Montecarlo.