El delantero sufrió convulsiones en la previa a la final del Mundial de Francia 1998 y el lateral fue el encargado de ayudarlo.