En una correcta actuación, el Real Madrid del debutante técnico Zinedine Zidane en competiciones europeas dio el primer golpe en el partido de ida de los octavos de final frente a la Roma en el estadio Olímpico de la capital italiana.

En el primer tiempo, el conjunto merengue intentó imponer su estilo. Controló el balón y tuvo más ambición a la hora de abrir la cuenta, sin embargo la férrea defensa local y la falta de finiquito impidieron que los de Zidane festejaran.

Por su parte, los romanos apostaron al contragolpe y así se generaron un par de ocasiones de gol que finalmente no prosperaron.

En el segundo tiempo, Madrid bajó la carga, la Roma se paró mejor en el campo de juego, pero eso no fue suficiente. A los 57 minutos, Cristiano Ronaldo recibió un balón desde la izquierda, encaró, se sacó la marca con un lujoso taco y a la entrada del área saco un misil imparable para Szczęsny.

Roma intentó acercarse y bien pudo empatar tras unos intentos de Dzeko, Salah y Vainqueur, pero no dio en el blanco. Así fue como a los 85’ Jesé sacó un ajustado remate que terminó por sentenciar el duelo de ida por 2-0 a favor del Madrid.

La revancha se jugará el próximo 8 de marzo.