No traten de decirle a Rubby de la Rosa que el Coors Field sea un estadio para los bateadores.

El derecho dominicano mantuvo su dominio en Denver el martes, permitiendo una sola carrera en 7.1 entradas para adjudicarse la victoria en el triunfo de los Diamondbacks sobre los Rockies.

Con el juego ganado del martes, De la Rosa lleva 3-0 con efectividad de 2.72 en cinco presentaciones (cuatro aperturas) de por vida en el Coors Field. Dicho estadio ha sido calificado como una pesadilla para la mayoría de los lanzadores.

"Trato de tener la mentalidad de mantener la bola bajita aquí y usar cada uno de mis tres pitcheos", dijo De la Rosa. "Es Colorado; los pitcheos rompientes no se mueven igual que en otras ciudades, pero (el martes) mi lanzamiento rompiente estuvo bien".

De la Rosa tiró 7.0 ceros antes de que los Rockies le anotaran una vuelta en el octavo episodio.

"Muy impresionante", dijo el manager de los Diamondbacks, Chip Hale, acerca de lo hecho por De la Rosa. "Estableció la parte interna del plato, lo cual le permitió tirar el slider y salirse con la suya con algunos sliders que no fueron tan buenos como otros porque los bateadores buscaban algo adentro".