El jardinero Rubén Sosa tiene claro cuál es su rol en un equipo de béisbol y ha llegado a los entrenamientos de los Leones del Escogido enfocado en aportar con sus fortalezas.

“Yo conozco mi juego y este se basa en embazarme, robar y anotar carreras. No voy a salirme de mi línea para ayudar a mi equipo a ganar”, apuntó Sosa en un aparte en la jornada de prácticas el jueves. 

Sosa fue adquirido por los Leones en la temporada muerta en un cambio con los Tigres del Licey por el relevista zurdo Nelson Payano. Sosa mostró su júbilo por pertenecer a los rojos. “Toda mi familia es escogidista siempre quise jugar con este equipo y ahora estamos aquí para aprovechar la oportunidad”, expresó Sosa, quien bateó .371 en la Liga Mexicana este verano.

Jugó para los Vaqueros de Lagunas y su procentaje de embasarse fue .458 con dos jonrones, 29 remolcadas y 22 robos en 70 partidos.

“El campeonato de bateo se decidió en los últimos días del torneo y quedé segundo. Mi papa lleva más los números que yo ya que no me gusta enfocarme en eso”, dijo.

Más de 65 jugadores se han integrado a los trabajos del equipo rojo. El capitán Wilkin Castillo comenzó a practicar este jueves.