La marcha del alero estrella Kevin Durant a los Warriors de Golden State ha dejado a su exequipo de los Thunder de Oklahoma City en plena crisis ante la gran incógnita que se abre también sobre el futuro del base estrella Russell Westbrook.

El gerente general de los Thunder, Sam Presti, tras dar a conocer en un comunicado oficial la marcha de Durant, por el que no van a recibir nada, debido al contrato que Durant ha firmado con los Warriors, dos años y una opción de ser agente libre al segundo, reconoció que su mayor preocupación es ver que pasa ahora con el futuro del base estrella.

El base estrella tiene contrato hasta la próxima temporada cuando al finalizarla podrá entrar en el mercado de los agentes libres y ahora los Thunder le van a proponer una extensión de contrato para evitar lo que les sucedió con Durant.

Pero si el base, que la temporada del 2016-17 va a recibir un salario de 17,8 millones de dólares, no quiere firmar un contrato a largo plazo, y desea entrar al mercado libre, entonces los Thunder comenzarán a escuchar ofertas que puedan recibir de otros equipos para su posible traspaso, que les garantice conseguir una compensación con su salida del equipo.

Presti, que ya decidió también la marcha del ala-pívot hispano congoleño Serge Ibaka a los Magic de Orlando por los derechos del novato lituano Domantas Sabonis, de 20 años, hijo del exjugador de la NBA Arvydas Sabonis, admitió que el equipo con la salida de Durant se enfrenta una decisión importante de cara al futuro.

Aunque también adelantó que se tomarán su tiempo antes de establecer cual será el siguiente paso que den dentro de la organización para reconstruir la plantilla, que se quedó sin el jugador franquicia de las últimas nueve temporadas.

Hasta el momento, Westbrook, no ha hecho ningún tipo de comentario sobre la marcha de Durant, pero su continuidad con los Thunder siempre la vio unida a la permanencia de su amigo y ahora excompañero.