A estas alturas, lo que empieza a ser noticia es que Russell Westbrook no sume un triple-doble. Desde los mejores tiempos de Jason Kidd no se recuerda un jugador capaz de convertir este hito estadístico en rutinario, pero los números del base de Oklahoma City ya recuerdan a una de las mayores leyendas de la NBA como Oscar Robertson. Tras llevar a los Thunder a ganar otro partido, ahora en New York por 103-112, Westbrook pasa a promediar un triple-doble tras 19 partidos de temporada regular.

Tras los pasos de “Big O”

Ante los Knicks, Russell Westbrook sumó 27 puntos, 18 rebotes y 14 asistencias, logrando su tercer triple-doble consecutivo, el octavo de la temporada y el 45º de su carrera en temporada regular, igualando de nuevo a LeBron James como líder entre jugadores en activo. Pero esta espectacular actuación individual le permitió conseguir algo que nadie había logrado con la temporada tan avanzada desde Oscar Robertson a principios de los 60: promediar un triple-doble. Concretamente, Westbrook se fue a dormir con una media de 30,9 puntos, 11,3 asistencias y 10,3 rebotes de media.

Para celebrar mejor este hito, Westbrook encontró buena ayuda en sus compañeros para poder asaltar una plaza tan emblemática como el Madison Square Garden de New York. Si bien los Knicks firmaron un mejor inicio de partido empujados especialmente por Derrick Rose (30 puntos, 7 rebotes y 4 asistencias en su mejor anotación desde su llegada a New York) y Kristaps Porzingis (21 puntos), Westbrook encendió pronto a su equipo. Al descanso, OKC ya dominaba por tres puntos y su estrella solo necesitaba un rebote más para el triple-doble.

Bien acompañado en NY

A la estela de Russell Westbrook, otros jugadores de los Thunder brillaron. Andre Roberson firmó una excelsa defensa sobre Carmelo Anthony (18 puntos, a costa de un 4/19 en tiros de campo), mientras Enes Kanter (27 puntos y 10 rebotes) y Steven Adams (14 puntos y 10 rebotes) dinamitaron la defensa interior de los Knicks, lastrada por un Joakim Noah a años luz de sus mejores años.

Con este mejorado arsenal, la segunda mitad fue propiedad de Oklahoma City, con un hiperactivo Russell Westbrook armonizando al equipo pese al intento de Derrick Rose de remontar el partido. Un parcial final de 4-11 en los últimos 4 minutos, con un destacado Enes Kanter, sentenciaba para que los Thunder lograran su tercera victoria consecutiva, una por cada triple-doble de un histórico Westbrook.

Asentados en la zona de Playoffs del Oeste con un balance de 11-8, los Thunder disputarán cuatro de sus próximos cinco partidos al calor de su afición en el Chesapeake Arena. Los Knicks, por su parte, pierden su segundo partido consecutivo y vuelven a caer por debajo del 50% de victorias, con un 8-9 que les deja fuera de la ansiada zona de Playoffs con dos partidos de ida y vuelta ante Minnesota para buscar remontar posiciones.