San Antonio Spurs ha anunciado oficialmente la contratación de Pau Gasol, a quien reciben con la ilusión de quien ha encontrado el mejor recambio posible para cubrir el adiós de Tim Duncan, y con la esperanza de que sea pieza esencial en la lucha por conquistar un nuevo anillo.

Gasol, que ha firmado por dos temporadas –la segunda de ellas opción de jugador– a razón de unos 30 millones de dólares, ya calificó su llegada a la franquicia de Texas como un reto: “Aún necesito desafíos. A mis 36, el horno de mi competitividad sigue ardiendo a tanta temperatura como cuando era un novato en Memphis”, expresó en una extensa carta enviada a The Players Tribune.

El pívot español, seis veces a All-Star y dos veces ganador de la NBA con Los Angeles Lakers, llega a San Antonio justo con la intención de lograr lo que no pudo en Chicago, estar presente en otras Finales de la NBA.

Lo cierto es que sus números del último curso, 16,5 puntos, 11 rebotes y 4,1 asistencias, no dejan dudas sobre la importancia que puede tener su presencia en los Spurs.
Compañeros en la pintura

Aunque no conocemos con seguridad qué idea de rotación tiene en mente Gregg Popovich, lo cierto es que todo parece indicar que compartirá frontcourt con LaMarcus Aldridge. Por detrás, Dewayne Dedmon, también firmado en la presente agencia libre, es por ahora el único escudero.

Chicago, agradecido

Como no podría ser de otra forma, y aunque la unión de ambos no condujo a la meta deseada, los Bulls, casi coincidiendo con el anuncio de San Antonio, ha querido dar las gracias a Pau de la siguiente manera.

Bajo los más grandes

Difícil es que la carrera de Pau Gasol brille más de lo que lo ha hecho, pero si hay algo que podía conseguirlo era justo su firma con los Spurs, equipo al que casi se une en el verano de 2014, y que ahora le da la posibilidad de jugar bajo las órdenes de Gregg Popovich, toda una institución en la NBA. Todo ello tras haber pasado su carrera en los Lakers junto a Phil Jackson, ganador de 11 anillos desde los banquillos.