El bateador designado dominicano Carlos Santana pegó jonrón solitario y el receptor puertorriqueño Francisco Lindor remolcó carrera y tampoco pierden presencia en las mayores.

Santana pegó jonrón solitario y Lindor empujó una carrera y llevaron a los Indios de Cleveland a un triunfo por 2-1 sobre los Azulejos de Toronto, en el segundo partido por el banderín de campeones.

Los Indios llegaron a cinco triunfos consecutivos en fase final por primera vez en su historia de 116 años.

La victoria permite a los Indios ampliar la ventaja a 2-0 en la serie por el título de la Liga Americana que se juega al mejor de siete.

Santana (1) inició el castigo en el segundo episodio dando movilidad a la pizarra cuando en la parte baja de la entrada botó la pelota del campo.

El dominicano pegó batazo de cuatro esquinas al superar los lanzamientos del abridor J.A. Happ sin corredores en el camino ni outs en el episodio.

Santana enfrentó a Happ y le descontroló la serpentina con batazo que hizo volar la pelota 390 pies por todo lo alto del jardín izquierdo.

El dominicano hizo dos viajes a la caja de bateo, conectó una vez, remolcó y anotó, y puso en .333 su promedio con el tolete en lo que va de la fase final.

Si una noche antes Lindor fue el bateador clave que dio el triunfo a los Indios al conectar de cuatro esquinas, esta vez fue el complemento perfecto del poder de Santana al remolcar una carrera y selló la victoria de su equipo.

En el tercer episodio luego de que los Azulejos empataron 1-1 la pizarra con carrera que remolcó el antesalista Josh Donaldson, con doble, Lindor hizo lucir nuevamente su bate.

El boricua pegó sencillo a lo profundo del jardín central cuando estaba en las almohadillas el guardabosques Rajai Davis, quien llegó a la timbradora sellando la victoria de los Indios.

Lindor, que una noche antes también definió el triunfo de los Indios en el sexto episodio pegando de cuatro esquinas con un corredor a bordo, esta vez pegó dos veces en cuatro oportunidades y remolcó la del triunfo.

Lindor, de sólo 22 años, suma tres remolcadas en dos juegos y juega con la solidez de un veterano.

Nuevamente la batería dominicana de los Azulejos tuvo mojada la pólvora y no causó daño a los Indios.

El primera base Edwin Encarnación viajó tres veces a la caja de bateo pero no hizo contacto con la pelota.

Su compatriota José Bautista hizo el mismo número de presentaciones ante los lanzadores y tampoco encontró la pelota.

Ambos fueron ponchados en el noveno episodio con los lanzamientos del cerrador Cody Allen, que se llevó el rescate, el segundo consecutivo.