A falta de poco más de dos años para que inicie el Mundial de Rusia 2018, la Federación de ese país tiene un nuevo problema: el Estadio Olímpico Luzhnikí sufrió un fuerte incendio.

El inmueble ubicado en Moscú se encuentra en remodelación, ya que albergará la final del torneo de fútbol más importante del planeta, que se llevará a cabo el 15 de julio de 2018.

Informes de medios locales aseguran que el incidente ocurrió afuera del estadio y se originó por una pila de material de construcción que se quemó, lo que ocasionó una gran cantidad de humo y llamas.

Las autoridades afirmaron que no hubo lesionados de consideración ni muertes durante el incendio.