La Villa Olímpica es un bien vital para el funcionamiento de las selecciones nacionales y el bienestar de nuestros atletas. Ahora que el deporte dominicano acude con esperanzas a conversaciones sobre un futuro “Pacto Nacional de Desarrollo”, promovido por el ministro Danilo Díaz, el tema de cómo duermen nuestros representantes deportivos es digno de analizar.

La Villa Olímpica ubicada en la avenida Las Américas, Santo Domingo Este, es infuncional en muchos aspectos, según nos cuentan nuestros amigos los atletas.

Contrario a lo que se cree, la mayoría de los atletas de alta competición son estudiantes universitarios y por lo tanto necesitan hacer tareas en la noche, pero la Villa tiene una planta que nunca se prende (nadie me ha dicho por qué y asumo que por costos) y “amanecer matando mosquitos” es algo normal para estos deportistas que suelen entrenar a partir de las 6:00 de la mañana para luego ir a la universidad y entrenar otra vez en la tarde.

Miguel Camacho, entrenador de los equipos nacionales de taekwondo y del medallista olímpico Luisito Pie, dijo a CDNSportsmax que esa federación no tiene dónde concentrar a los equipos juveniles, es decir, el futuro.

En algunos casos, los competidores duermen en su mismo centro de entrenamientos, algo que no es reconmendable “porque la mente no se despeja luego del trabajo” y eso me lo dijo Gabriel Mercedes, el mismo plateado de Pekín 2008.

Un ejemplo de una competidora que duerme donde entrena es la pesista Yuderquis Contreras, cuyo curriculum me tomaría dos columnas de este espacio. En su caso se hace justo y necesario que se le facilite una vivienda en la capital.

Así que la villa debe ser más amplia o se debe construir otra. Y las condiciones de la villa deben mejorar, aunque esos recursos se le quiten a federaciones sin atletas, de esas que solo son un sello y una oficina. Como aquella que pide jugadores prestados a equipos profesionales o recoge a los semi-retirados cada vez que viene un evento internacional. Al que le sirva el sombrero…