El delantero alemán que marcó más goles en la historia de los Mundiales cuelga las botas.