El exatleta británico Sebastian Coe, presidente de la IAAF, ha anunciado su renuncia al puesto de embajador de Nike después permanecer durante 38 años ligado a la multinacional estadounidense.

Coe, acusado en medios británicos de favorecer, desde su anterior cargo de vicepresidente de la IAAF, la elección de Eugene, sede Nike, como sede de los Mundiales del 2021, recibía de la multinacional, según dichos medios, 142.000 euros al año.

El presidente de la IAAF ha explicado que su renuncia obedece a que la relación, en la actual situación, no beneficiaba a ninguna de las partes.

Según la cadena británica BBC, Sebastian Coe podría haber utilizado su influencia en la designación del Mundial de atletismo a la ciudad de Eugene, en Estados Unidos.

La BBC asegura haber tenido acceso a un correo deportivo de Nike en el que se sugiere que el actual presidente de la IAAF habría influido a su predecesor en el cargo, Lamine Diack, para que llevar los Mundiales a Eugene.

Interrogado por la BBC el martes, Sebastian Coe negó todo conflicto de intereses. "Yo no he formado un lobby en favor de la candidatura de Eugene", afirmó.

La ciudad norteamericana compitió con Barcelona y Doha por los Mundiales del 2019, finalmente adjudicados a Doha, pero después recibió de la IAAF en encargo de organizar la edición siguiente, sin llevar a cabo el proceso habitual de presentación de candidaturas.