Yadier Molina dijo presente en el evento invernal Winter Warm-Up de los Cardenales, firmando autógrafos con la mano derecha a la vez que tenía la mano izquierda enyesada.

Dicho yeso, según el gerente general de San Luis, John Mozeliak, no se le quitará al receptor boricua hasta mediados de febrero. Ante tal situación, los Cardenales enfrentan incertidumbre en torno a cuándo el veterano podrá volver al terreno de juego.

La mayor interrogante tiene que ver con la fuerza del pulgar izquierdo de Molina, quien se lo operó por una segunda ocasión este invierno. En vez de recibir sesiones del bullpen o practicar su swing, el puertorriqueño se pasará los primeros días de los entrenamientos fortaleciéndose del pulgar. Nadie sabe cuánto tiempo durará ese proceso ni cómo dicha rehabilitación afectará la preparación de Molina para la temporada del 2016.

Los Cardenales siguen optimistas de que Molina pueda estar listo para el Día Inaugural del 3 de abril.

"No estoy tan preocupado por Yadi, así que no quiero crear esta oscuridad en cuanto a si él estará listo o no", dijo Mozeliak. "Creo que una vez se le quite el yes, tendremos mucho mejor idea de cuándo estará listo. (El pulgar) va a estar débil. Pero la pregunta es si podrá fortalecerse".

Aun antes de que los Cardenales supieran que Molina necesitaría una segunda cirugía para repararle ligamentos en el pulgar, producto de una jugada en el plato en septiembre, Mozeliak tenía como prioridad mejorar el puesto de receptor sustituto. Con eso en mente, San Luis le dio un contrato de dos años al veterano cubano Brayan Peña, quien asumirá la receptoría del equipo mientras se ausente Molina.

Dicha posibilidad hasta ha motivado a los Cardenales a indagar la posibilidad de agregar a un cátcher más. Mozeliak reconoce que dicha búsqueda ha sido "difícil".

"Lo más difícil es saber cuándo va a estar de regreso Yadi", expresó el ejecutivo. "Siempre es difícil decirle a alguien que habrá oportunidad de jugar cuando realmente no sabes si será así. Entonces, no creo que nadie vea nuestra situación como la más atractiva.

"Pero desde nuestro punto de vista, no queremos ignorar la necesidad de agregar a otro receptor".

Mozeliak agregó que la manera más realista de adquirir a otro receptor podría ser vía un reclamo por waivers. El único otro cátcher en el roster de 40 jugadores de San Luis es Mike Ohlman, quien jamás ha jugado por encima de Triple-A.

"La clave de nuestra oficina central es que siempre buscamos agregar (piezas)", comentó Mozeliak.