Las bajas asistencias a la presente Serie del Caribe colocaron en agenda el tema en torno a lo que debe hacer la Liga Dominicana de Béisbol para llevar más fanáticos a los estadios dominicanos, especialmente al estadio Quisqueya Juan Marichal.

La Serie del Caribe es inevitablemente cara para muchos bolsillos. Este puede ser un motivo, pero no el principal ni mucho menos el único de la baja afluencia de parroquianos a la “Casa de Don Juan”.

Analizar la Serie del Caribe y sus bajas asistencias es un tema trillado y me ocuparé del fanático dominicano ya que las bajas asistencias también se dan cuando el evento se realiza en Venezuela y Puerto Rico con México como el país donde el torneo es mejor respaldado.

El béisbol es el tema de conversación más recurrente en las tertulias dominicanas en cualquier época del año y eso se intensifica entre octubre y la primera semana de febrero.

El fanático del país ama el béisbol y lo disfruta en el colmadón, en la casa, en la calle del barrio con el televisor que el vecino sacó a la calle. Las marcas comerciales saben eso y buscan cómo llegar a ese público que no va al estadio. Lo hacen con promociones para radio y televisión que cumplen su cometido ya que llegan a la gente.

Por otro lado, la preventa (abonos) de los estadios es buena, especialmente en la capital y Santiago, y eso desahoga a los equipos económicamente.

La economía del béisbol dominicano anda bien, gracias a los elementos mencionados, pero no es menos cierto que los asientos vacios son un reto para el béisbol profesional dominicano.

Deben llegar políticas que incentiven al fanático a ir al estadio y una revisión de los precios de alimentos y bebidas dentro de play vendría bien.

El trabajo con jóvenes y niños en pos de crear una nueva fanaticada debe ser una faena de todo el año para Lidom y sus equipos.

El problema no es alarmante, pues la economía de los equipos fluye mediante abonos (cuyos dueños muchas veces no van al play) y por la colocación  publicitaria.
Ahora, que el problema no sea alarmante no quiere decir que no haya un problema.
Ojos hacía el futuro.  
 
Proconsumidor desconoce

En otro tema, parece que Proconsumidor no entiende lo sucedido en el caso del Derby de jonrones de la Serie del Caribe y la ausencia de los estelares peloteros que fueron anunciados al principio. Estos jugadores no participaron por una situación que escapa al control de los organizadores.

Los peloteros pertenecen a las Grandes Ligas y se deben a sus organizaciones y al Sindicato que los representa. En ningún momento existió intención de vender “gato por liebre”.

Tal como sucede con los jugadores de los torneos del área, las Grandes Ligas “pararon” a estos estelares que ya se habían comprometido a estar en la competencia.