La segunda base ha sido un dolor de cabeza para los Yankees desde el momento en que el dominicano Robinson Canó firmó con los Marineros de Seattle por US$240 millones. Pero es posible que el club haya hallado la solución para dicho puesto con el quisqueyano Starlin Castro.

Castro ha maravillado a la novena del Bronx esta primavera, tanto con el madero como con el guante, ya que ha bateado con autoridad a la vez que ha hecho algunas jugadas defensivas que han hecho recordar el estilo de Canó.

A medida que se prepara para su primera temporada con los Yankees, es posible que Castro represente el "factor X" en los Bombarderos.

"Se trata de un muchacho joven que ha conectado 991 hits y acaba de cumplir 26 años de edad", dijo el capataz de los Yankees, Joe Girardi. "Sabíamos que iba a producir y se ha adaptado a la segunda base con facilidad. Va a encarar jugadas que jamás ha tenido que hacer, pero eso no nos preocupa porque tienen mucha habilidad atlética y sabrá qué hacer".

Los escuchas de los Yankees tenían a Castro en la mira para la segunda base en el 2015, incluso cuando Stephen Drew aun ocupaba dicho puesto por Nueva York. Los Cachorros les dieron un avance y Castro respondió, ya que bateó .353 con seis bambinazos en 42 compromisos luego de cederle el rol de campocorto a Addison Russell.

Esa es la producción que los Yankees esperan recibir de parte de Castro, quien batea a la derecha y se espera aporte balance en la parte baja del lineup de los Bombarderos cuando empiece la temporada. Existe la posibilidad de que con el tiempo sea ascendido en el lineup, especialmente contra pitchers zurdos.

"Eso no importa; lo que beneficie al equipo", dijo Castro al respecto. "Donde quiera que me pongan, ahí voy a estar y trataré de hacer mi trabajo y ayudar al equipo".

Castro, quien ha sido convocado a tres Juegos de Estrellas, bateó .265 con 11 jonrones y 69 remolcadas en 151 partidos por los Cachorros en el 2015. En el 2014, registró promedio de .292 con 14 vuelacercas y 65 carreras producidas por Chicago.

"Me agrada ver a un muchacho que [tiene 26 años] y lleva casi 1,000 hits", dijo el veterano Alex Rodríguez acerca de Castro. "He visto la manera en que la bola rebota contra su bate y podría ser algo provechoso en nuesto estadio".

De vez en cuando, los Yankees pondrán a Castro a jugar en el campo corto para darle un respiro a Didi Gregorius, pero en los entrenamientos, el quisqueyano se ha dedicado a trabajar con el coach del cuadro interior, Joe Espada, para familiarizarse con los matices de la segunda base.

"Todo va bien hasta ahora. Creo que me siento bastante bien allí", dijo el oriundo de Monte Cristi. "Es cuestión de costumbre. Me voy sintiendo más a gusto".
 

Girardi ha dicho estar impresionado con la ética de trabajo que ha demostrado Castro, quien ha tomado en serio sus entrenamientos a la vez que se ha acoplado bien con sus nuevos compañeros de equipo. No debe ser sorpresa que Castro se haya integrado al clubhouse de los Yankees con tanto facilidad, ya que su mentor en Grandes Ligas fue el dominicano Alfonso Soriano.

"Me llevó a vivir con él y fue algo que le agradecí mucho", dijo Castro acerca de su compatriota.

"Compartíamos todos los días, entrenábamos todos los días, cada mañana. Creo que eso fue lo más importante, porque me ayudó mucho y me enseñó cómo son las cosas en Grandes Ligas".