La estrella de los Warriors de Golden State, Stephen Curry admitió este domingo que no estuvo totalmente recuperado de las lesiones que le afectaron en los pasados Playoffs, antes de llegar a la final contra los Cavaliers de Cleveland.

Curry sufrió una lesión en la rodilla en la primera ronda de la `postemporada contra los Rockets y esta dolencia se mantuvo hasta la final.

“No estaba al ciento por ciento, pero a quién le importa. Estaba jugando. Estaba intentando ayudar a mi equipo a ganar y eso es lo único que importa. He aprovechado bien el verano aunque aún tengo trabajo por delante”, expresa a ESPN.

Más allá de dolencias físicas, lo que Curry no olvida es ese séptimo partido ante los Cavaliers que le dejó sin su segundo anillo de campeón. Por ello, y tras estar meses sin verlo, se decidió a hacerlo para iniciar los entrenamientos con las pilas cargadas.

“Estaba un poco enojado conmigo mismo e intentaba volver a entrar en la rutina de trabajo de cara a la próxima temporada. Creo que ha sido una buena motivación para volver con fuerza al gimnasio y a los entrenamientos”.