Los Golden State Warriors han anunciado que Stephen Curry sufre un esguince en el ligamento medial colateral de la rodilla derecha de grado 1 y estará de baja al menos durante un periodo de 15 días, momento en el que será nuevamente evaluado.

La franquicia ha hecho pública la noticia tras conocerse los resultados de la resonancia magnética a la que se ha sometido el base durante la jornada del miércoles en California.

Curry se lesionó durante el transcurso del cuarto partido de la serie que enfrenta a Golden State y Houston. El MVP de la liga tuvo la mala fortuna de pisar una zona húmeda de la pista cuando estaba retrocediendo para defender, algo que le hizo perder el equilibrio y producirse el esguince.

El futuro inmediato

Con los Warriors habiendo encarrilado prácticamente la eliminatoria ante los Rockets por 3-1 y teniendo que jugar el quinto partido en el Oracle Arena, se espera que los actuales campeones avancen de ronda y disputen las Semifinales de Conferencia. Dicha serie se jugaría contra el ganador del emparejamiento entre Los Angeles Clippers y Portland Trail Blazers, choque que por el momento es favorable para los de L.A. por 2 a 1. Las semifinales comenzarían entre el 1 y 3 de mayo y tendrían una duración máxima de 7 partidos a disputarse en un periodo de 15 días, por lo que se da por hecho que para el final de la serie Curry acumularía tres semanas desde su lesión y podría estar ya recuperado o cerca de su regreso.

Que los Warriors sean capaces de superar dicha serie —siempre que confirmen el triunfo ante Houston— hay que encajarlo en el terreno del futuro desconocido, pero desde los servicios médicos de los Warriors se trabajará como si Curry fuese a jugar en cuanto esté disponible. Yendo más allá, las Finales de Conferencia están previstas para su comienzo entre el 15 y el 17 de mayo y, aún más lejos, las Finales de la NBA tienen su fecha inicial establecida para el 2 de junio.