El técnico del mejor equipo de la historia de la NBA en temporada regular también tuvo premio individual.

Steve Kerr ha sido elegido por la liga como ganador del premio al Mejor entrenador del año. Kerr, de 50 años de edad, sucede en el palmarés a Mike Budenholzer, ganador en 2014-15 como Atlanta. Ambos técnicos comparten haber trabajado en algún momento de su carrera a las órdenes de Gregg Popovich, de quien Kerr fue jugador y Budenholzer asistente.

La noticia de su elección no supone una gran sorpresa. Los Warriors acabaron con el mejor balance de victorias (73-9) de la historia de la NBA, superando a los Bulls de la temporada 1995-96, donde Kerr fue jugador. En aquella campaña, Phil Jackson consiguió también el primer y único premio de Mejor entrenador del año de su larga carrera.

Pese a no estar en el banquillo en la primera mitad del año mientras se recuperaba de dos operaciones en la espalda, Kerr siguió marcando la dirección técnica del equipo a distancia, dirigido durante los 43 primeros partidos por su asistente Luke Walton con un balance de 39-4. Steve Kerr es el tercer entrenador de la historia de los Warriors que consigue este galardón, tras Alex Hannum (1963-64) y Don Nelson (1991-92)

Mucho amor por Stotts

Kerr ganó el premio con 381 puntos, incluyendo 64 votos en primer lugar otorgados por los 130 periodistas que participaron en la votación. Pero el premio tuvo un serio candidato en Terry Stotts. El entrenador de los Blazers, quienes contra todo pronóstico acabaron entrando en Playoffs como 5º del Oeste, acumuló 335 votos, a sólo 46 de Kerr. Completaron el Top-5 Gregg Popovich (Spurs), Steve Clifford (Hornets) y Dwane Casey (Raptors).