Los Mets han apostado a su grupo de pitchers jóvenes en lo que va de la postemporada. El martes, le tocará a Steven Matz.

El zurdo abrirá el Juego 4 de la Serie Divisional de la Liga Nacional ante Clayton Kershaw y los Dodgers en el Citi Field. Con los Mets arriba 2-1 en la serie al mejor de cinco juegos, el serpentinero está en posición de enviar a su equipo a la Serie de Campeonato del Viejo Circuito.

Hace apenas unos días, no se sabía si Matz estaría disponible para la primera ronda de los playoffs, ya que fue descartado par de veces al final de la temporada debido a una lesión en la espalda. Pero luego de lanzar en un juego simulado en Port St. Lucie en la Florida el jueves y realizar una sesión del bullpen en el Citi Field el domingo, el novato se ha declarado listo para el reto.

"Me sentí muy bien y muy fuerte terminado el juego en la Florida", dijo Matz. "Estoy contento con la manera en que me fue. [El domingo] tiré en el bullpen y me seguí sintiendo bien, así que todo está bien".

Matz no lanza en Grandes Ligas desde el 24 de septiembre en Cincinnati, cuando cedió tres carreras en 5.2 entradas de labor. No obstante, el novato no cree que el lapso de 19 días lo vaya a afectar.

"Uno se prepara todo el año", dijo Matz. "He hecho más de 20 aperturas [esta temporada]. Por lo tanto, a estas alturas, las cosas son como son. Te preparas todo el año. Aunque estés entre una apertura y otra, aprendes de tus aperturas, así que creo estar listo".

Matz, de 24 años de edad, hizo su debut de Grandes Ligas por los Mets el 28 de junio, pero se perdió dos meses de la campaña debido a un desgarre en un músculo lateral. En seis aperturas durante la temporada regular, registró foja de 4-0 con efectividad de 2.27.

"Lo observé en los entrenamientos este año y desde la primera vez que lo vi lanzar una sesión del bullpen, sabía que que iba a ser bien bueno", dijo el zurdo veterano de los Mets, Jonathon Niese, con respecto a Matz. "Su material es eléctrico. Y luego llegar a Grandes Ligas, siendo novato, y tener el éxito que ha tenido, no es fácil.

Los Mets esperan que Matz vuelva a dominar al lineup de los Dodgers como lo hizo el 5 de julio, cuando blanqueó a los azules y ponchó a ocho bateadores en seis innings de labor en el Dodger Stadium.

La apertura del martes será de suma importancia para Matz, y no solamente por lo que significa el juego para el club. El oriundo de Long Island, Nueva York, ha sido fanático de los Mets desde su niñez.

"Estoy tratando de dejar a un lado las emociones", dijo el lanzador. "Tengo una labor que hacer [el martes] y en eso me voy a enfocar, en ayudar a mi equipo a ganar el juego".