La trifulca entre Draymond Green y LeBron James en el cuarto partido de las Finales, con golpe de Green entre las piernas a James incluido, puede tener consecuencias importantes para el resto de la serie. La NBA está evaluando si esa acción fue señalada de forma correcta como doble falta por los árbitros o, por el contrario, merece una sanción mayor, ya sea falta técnica o flagrante. Y en el caso de Draymond Green, esto podría poner en peligro su participación en el quinto y quizás decisivo partido del lunes.

Según Marc J. Spears de ESPN, los Warriors están preocupados por la posibilidad de que la liga pueda tomar una decisión que implique una suspensión por un partido para el ala-pívot. Por normativa NBA, y tras haber cometido una falta flagrante de primer grado y otra de segundo grado en estos Playoffs, una falta flagrante de primer grado más implicaría una suspensión automática por un partido para Green. Además, sus 5 técnicas le colocan a dos de recibir el mismo castigo. Por contra, LeBron James no sería suspendido si su falta es elevada a flagrante o técnica, al tener de momento su historial limpio en los Playoffs 2016.

Investigación en marcha

Para tomar este tipo de decisiones, la NBA generalmente tiende a realizar una investigación que incluye entrevistas con los implicados. Tras el partido, Draymond Green afirmó que el golpe a LeBron James fue una reacción tras ver como el alero de los Cavs aprovechaba que estaba en el suelo para intentar caminar encima suyo, al estilo de Allen Iverson sobre Tyronn Lue (curiosamente, el entrenador actual de Cleveland) en las Finales NBA de 2001.

El mero hecho de que la liga haya lanzado esta investigación no es buena señal para Green ni los Warriors. Si bien se realiza de oficio cuando la decisión en la cancha es de falta flagrante o técnica, no lo es si fue señalada inicialmente como falta común. El hecho de que Draymond Green sea reincidente en este tipo de acciones tras dos golpes en partidos diferentes en la entrepierna de Steven Adams durante las Finales del Oeste no ayuda especialmente a su caso.

Con el quinto partido programado para el lunes, la NBA debería anunciar una decisión definitiva este domingo. Elevar a falta flagrante la acción de Draymond Green implicaría automáticamente su suspensión para el Game 5. Si finalmente es declarada como técnica, el ala-pívot se quedaría a una más de ser suspendido. Con su segundo campeonato consecutivo a solo una victoria, los Warriors contienen la respiración ante la posible ausencia de uno de sus jugadores claves.