¿Cómo percibes el crecimiento de la mujer en el deporte dominicano?

Lo que yo puedo percibir es que estamos contentas de que se haya seguido dándonos no solo la oportunidad sino el lugar que hemos ido adquiriendo, el espacio que nos hemos ido ganando.

El ministro de Deportes ha confiado en que nosotras tenemos capacidad, nos ha dado herramientas para fortalecernos en todos los ámbitos y también nos ha dado puestos de toma de decisiones, para poder medir la capacidad de cada una de nosotras, pero a la vez, porque cree en la mujer y que en estos tiempos la mujer ha venido ganándose su espacio.

Dicen que el deporte tiene la capacidad de incidir en la vida de las personas ¿Crees que el deporte tiene este atributo específicamente en la vida de la mujer?

No me cabe dudas de que el deporte tiene una incidencia muy buena en la vida de cualquier ser humano. Cuando hablamos de la mujer yo puedo dar testimonio de lo diferente que te hace el deporte.Yo soy una mujer muy segura de mí misma; tengo que tomar decisiones más rápido; o sea, te hace ser de pensamiento más rápido y te hace ser más respetada.

Al principio cuesta, porque siempre que una mujer toma los caminos del deporte, sobre todo desde niña, comienzan a decir esa palabra tan necia como lo es “marimacho”. Y lamentablemente, eso lo vez en su familia, porque su primer obstáculo está en mostrar a su familia que nosotras también podemos hacer deporte a la par de cualquier hombre.

¿Crees que las atletas de tu generación han contribuido para lograr el avance alcanzado por las mujeres en el deporte dominicano?

Sí, sin lugar a dudas. Pero también otra nueva generación donde estuvo Juana Arrendel y  Wanda Rijo, diferente a la mía, cambiaron indudablemente, siendo medallistas, y donde medallas importantes en la década pasada fueron ganadas por mujeres.

Y el hecho de tener una viceministra por primera vez mujer, que tenemos más directoras de deportes, tales como Altagracia Zapata en provincia Peravia; en Mao, Yudelka Bonilla; tenemos también a Milagros Cabral como directora del Distrito, a Kenia Moreta del Gran Santo Domingo, a Teresa Durán, en la Oficina de Género del Ministerio de Deportes y un sinnúmero de mujeres que hoy estamos trabajando en la toma de decisiones en el deporte. Pero también mujeres como Altagracia Zapata, que hoy es la presidenta de la Asociación de Baloncesto de  Peravia, en Baní.

Todos esos pasos que hemos ido dando son logros, y el que yo ahora sea entrenadora de un equipo superior por primera vez, lo importante no es lo que Teresa ha logrado, sino que es un logro de la mujer dominicana en el deporte. Ser la pionera me compromete a que muchas me van a seguir los pasos, y que ya muchas van a decir, “voy a seguir trabajando, porque me van a reconocer, como reconocieron a Teresa de que ella tiene la capacidad para estar ahí”.

¿Cuál fue la sensación que sintió Teresa Durán al dirigir su primer partido en el Baloncesto Superior del Distrito?

La sensación primera fue el compromiso de saber que aunque estoy siendo parte de la historia, también estoy asumiendo un compromiso como persona; el compromiso de dirigir a esa magnitud, sea mujer o sea hombre, pero enfocado mucho en que yo sea mujer. Y pienso que había tantos ojos viéndome, pensando si Teresa Durán o Teresa la mujer iba a poder con eso. Es difícil, pero creo que es difícil también para cualquier hombre, porque marca tu capacidad, marca tu seriedad, el compromiso, el trabajo.

Así que fueron muchas sensaciones juntas, pero sobre todo mi sensación más preocupante fue saber que estaba ahí en representación de la mujer dominicana, de la mujer del mundo, pero sobre todo a la mujer dominicana, la mujer del deporte y que ellas se sientan representadas en mí. Yo quería que ellas se sientieran orgullosas de mí, de que yo podía hacer el trabajo. Entonces, esa era mi mayor preocupación.

Aparte de que también tengo una barriada como Cristo Rey, que también me está viendo los pasos y que es una barriada también machista; es una barriada que espera resultados, no está en historias, quiere resultados.

Hasta ahora, ¿cómo se comportan los fanáticos de Huellas del Siglo contigo?

Hemos trabajado en el Club Los Cachorros, que es parte de Cristo Rey y en diferentes lugares, pero ahora estamos allá en Cristo Rey. Ellos han sido respetuosos, pero como siempre hay comentarios, todo está muy nuevo, un juego bueno al principio, un juego desastroso en el segundo partido; tenemos un equipo un poquito voluble, pero todavía todos estamos llenos de sueños, queremos alcanzar la meta de clasificación.

El equipo en la última versión del Torneo de Baloncesto Superior del Distrito en el 2013, solo pudo ganar un partido.

Ya superamos ese primer partido, pero yo creo podemos seguir avanzando. Pero es un compromiso de todos, de cada uno de los jugadores, de la directiva, de poder ir mejorando el equipo agregando piezas que se necesitan y del esfuerzo que hagan ellos individualmente y como equipo.

¿Cuál es tu consejo para las jóvenes que incursionan en el deporte?

Bueno, si enfocamos la parte de deportes, lo primero es que hay que estudiar; no importa qué haga deporte, tiene que estudiar.

Pero cuando hablamos de deportes, para usted conseguir su sueño, tiene que trabajar duro, salirse de la calle y tener respeto por lo que tu amas, tratar de ser el mejor en lo que te propongas.

El deporte tiene la ventaja de que aparte de que te da autoestima y tu seguridad, te provee estudios, porque si te destacas cualquiera te puede dar una beca, el deporte abre muchas puertas.

El deporte también es salud y para nosotras las mujeres también está la belleza física. Yo les puedo aconsejar que no dejen que nadie les quite sus sueños, que también se pueden alcanzar a través de los deportes, y llevarlos paralelos con los estudios. Pero el deporte, como lo dicen, es disciplina.