La semifinal del béisbol local comienza este domingo con Tigres de Licey, Estrellas de Oriente, Leones del Escogido y Toros del Este luchando por un pase a la final.

Los cuatro disputarán una serie de 18 partidos para definir los dos conjuntos que se enfrentarán en la final.

Las Estrellas (29 y 21) quedaron líderes del torneo y buscan romper una racha de 48 años sin lograr una corona. Es uno de los favoritos para avanzar a la final junto a los Tigres.

El último título del equipo de la ciudad de San Pedro de Macorís (este) fue en la campaña 1967-1968. Este domingo reciben a los Toros (cuarto en la tabla) en el estadio Tetelo Vargas.

Durante la serie regular lograron récord de 16 y 9, en calidad de local, contra 13 y 12 en la ruta.

Su picheo de relevo es su punto fuerte ya que cuentan con los efectivos Marcos Mateo y Wirfin Obispo. Su efectividad colectiva fue de 2.76 y su bateo .243.

El año pasado llegaron hasta la final pero fueron derrotados por los Gigantes del Cibao, que quedaron descartados este torneo, juntos a las Águilas Cibaeñas.

Por su parte los Tigres, que están detrás de su corona número 22, se enfrentan a los Leones del Escogido, clasificados terceros.

Al igual que las Estrellas ganaron 29 partidos, contra 21 derrotas, y la última vez que lograron un título fue en la campaña 2013-2014.

Batearon para .242, con 28 vuelacercas, líderes en ese departamento, y su efectividad fue de 3.17.

Ganaron doce partidos y perdieron trece en su estadio Quisqueya, pero en la ruta compensaron con 17 y 8. Terminaron perdiendo cuatro de sus últimos seis compromisos.

Mientras, los Leones, con 15 títulos en su poder, buscan repetir la hazaña de la temporada 2012-2013, cuando lograron su última corona, con una barrida 5-0 ante las Águilas.

La tropa escarlata (25 y 25) logró 14 y 11 en su casa, contra 11 y 14 en el camino. Cayó en cuatro de sus últimos seis partidos.

Su bateo fue mejor que Estrellas y Tigres (.247), y su picheo terminó con 2.96, el segundo mejor de la liga.

Finalmente, los Toros que lograron su segundo título en la temporada 2010-2011, terminaron con marca de 23 y 27, perdiendo cinco de sus últimos diez enfrentamientos.

Terminaron con 11 y 14 en su estadio Francisco Micheli, y 12 y 13 en el camino, con bateo colectivo de .251. Su picheo no estuvo nada agradable, con 3.93, el peor de la liga.

Los dos mejores equipos pasarán a la final y el campeón participará en la Serie de Béisbol del Caribe, a disputarse en el país el próximo año.