La lluviosa tarde-noche del martes 1 de noviembre no fue obstáculo para que el “séptimo cielo” del estadio Quisqueya Juan Marichal se iluminara del calor humano de la familia de los Tigres del Licey, familiares y la crónica deportiva, cuando la cabina de radio del glorioso conjunto azul quedó identificada en honor a Tomás Troncoso Cuesta, el comentarista que por más de 45 años ha brindado su voz como identidad del conjunto.

“Es una gran satisfacción por lo sincero que ha sido todo esto, por las personas presentes que no necesariamente han estado conmigo todo el tiempo, sino que son compañeros de la crónica deportiva que han estado conmigo en los momentos buenos y en los malos del Licey y que nunca tuvimos un contratiempo”, expresó Troncoso, quien tuvo el respaldo de su esposa Anny, sus cuatro hijos, quienes les han dado 13 nietos y tres biznietos, así como su hermano el ingeniero Manuel Troncoso.

En nombre del club fundado en 1907, su presidente Miguel Ángel Fernández destacó que por más de 45 años, Tomás ha sido parte de la gloria y la grandeza del Licey, la voz azul, “una muestra de dedicación, una muestra de un trabajo tesonero ininterrumpido y de mucha pasión”.

“Ha sido parte importante, columna vertebral de esta familia de los Tigres del Licey; mucha pasión, mucho amor y dedicación, sufrimiento también, y para nosotros ha sido un honor y un orgullo que usted haya estado y siga con nosotros por todo ese tiempo; por eso, en el día de hoy es una satisfacción y una bendición para esta directiva nombrar la cabina de radio del séptimo cielo del estadio Quisqueya Juan Marichal con el nombre de Tomás Troncoso Cuesta”, acotó.

Don Ellis Pérez narró que en 1963, Tomás se le presentó en su estudio de Radio Universal, en el hotel Jaragua, para solicitar que le incluyera en la cadena de transmisión de Grandes Ligas, que tenía a Max Álvarez de comentarista y Billy Berroa de narrador.

Cuando le explicó que tenía un comentarista, Troncoso ripostó, que no iba por sustituir a Max, porque tiene su encanto que gusta mucho, sino a aportar valor agregado a la transmisión, lo cual fue aceptado por Pérez y el mismo Álvarez.

“Puedo identificar a Tomás con la gente que es exitosa, perseverante y por su amor a los  Tigres del Licey…”, expresó don Ellis Pérez.

Bienvenido Rojas,  quien presentó el acto, expresó que fue Tomás quien lo llevó a la cadena azul como comentarista en la campaña 1983-84; señaló que el homenajeado es un ejemplo de  trabajo, de consagración, un ejemplo para los más jóvenes de honradez y de amor por el trabajo.

“Este año, por ley se nombró el estadio Quisqueya como Juan Marichal y la ley del Licey nombra su cabina de radio como Tomás Troncoso”, expresó Rojas, quien pidió a la directiva reivindicar el nombre con que fue bautizada la cabina de televisión del conjunto azul, como la de Max Reynoso.