Los Azulejos cuentan con quizás el mejor lineup Grandes Ligas, pero lo sorprendente de este grupo de talentosos bateadores es que muchos de ellos fueron desdeñados por sus antiguas organizaciones.

Los dominicanos José Bautista y Edwin Encarnación, junto a Chris Colabello, terminaron por desagradar a sus ex equipos. Incluso Josh Donaldson, aunque él ya era un jugador establecido cuando Toronto lo adquirió vía canje en invierno pasado, fue un pelotero que alcanzó el éxito tarde y cuyo perfil encaja perfectamente en este grupo. El éxito que cada uno de estos jugadores ha experimentado después de pasar tiempos difíciles es un llamado de advertencia para aquellos clubes que se deshacen de sus jugadores antes de tiempo.

Cada jugador es un caso aparte, y no ha habido una fórmula mágica para el surgimiento que han tenido con los Azulejos. Pero a veces un cambio de ambiente y un poco de suerte pueden ayudar a transformar a una organización en una de las mejores del béisbol.

"Creo que lo más importante es darles a los muchachos algunas oportunidades cuando en el pasado han demostrado tener habilidades, pero que dicho talento todavía no se ha manifestado del todo", explicó el asistente del gerente general de los Azulejos, Tony LaCava, quien anteriormente trabajó bajo el mando de los gerentes generales J.P. Ricciardi y Alex Anthopoulos. "Obviamente, también existe algo de buena fortuna ahí; cuando recibieron las oportunidades, demostraron lo que son capaces de hacer.

"Otros equipos también lo están haciendo. No somos diferentes a ningún otro, pero esos muchachos realmente han sido excepcionales. Los equipos siempre están tratando de adquirir a esa clase de jugadores que quizás no hayan alcanzado su potencial desde que fueron seleccionados en el draft. Hemos sido lo suficientemente afortunados de tener a jugadores que nos han funcionado bastante bien".

Bautista comenzó a darle un giro positivo a su carrera en el 2009 cuando el manager Cito Gaston y el coach de bateo Dwayne Murphy modificaron su mecánica en el plato y lo animaron a levantar la pierna más alto a la hora de batear para generar más poder. El surgimiento de Encarnación se debió al menos en parte a la influencia que el padre del dominicano Robinson Canó tuvo al implementar un swing que terminaba con dos manos.

Colabello realizó la mayoría de su trabajo en sus momentos libres con la ayuda del coach de bateo privado Bobby Tewksbary. Donaldson disfrutó del éxito bajo la supervisión del coach de bateo Darren Bush, quien en ese entonces trabajaba en Triple-A. Existe una gran variedad de razones por las que cada jugador encuentra el éxito, pero más que nada, el denominador común es que cada uno de ellos ha hecho cambios y recibido una oportunidad amplia para trabajar en esos ajustes a nivel de Grandes Ligas.

Bautista llegó a imponer una marca al convertirse en el primer jugador en pasar por cinco organizaciones en una sola temporada. Cuando los Azulejos adquirieron a Encarnación desde los Rojos en el 2009 por Scott Rolen, el dominicano fue incluido en la transacción para compensar parte del salario, siendo los prospectos Zach Stewart y Josh Roenicke los jugadores que tenían más valor ante los ojos de los Azulejos.

Colabello llegó al equipo tras ser reclamado de la lista de waivers previo al 2015. El toletero no figuraba en los planes del equipo grande, con Encarnación y Justin Smoak proyectados para jugar la primera base, pero tras haber sido nombrado el Jugador del Mes de la Liga Internacional en abril, Colabello fue ascendido y llegó para quedarse.

"Hemos demostrado que hay lugar para todos aquí, y creo que cada uno de nosotros puede aportar su granito de arena", indicó Colabello.

Toronto no es perfecto, y el club ha dejado escapar varias joyas con el pasar de los años. Los Azulejos canjearon a Yan Gomes a los Indios como parte del cambio en el que recibieron al dominicano Esmil Rogers. El receptor brasileño ganó el premio al Jugador Defensivo del Año Wilson a la vez que terminó con porcentaje de embasarse más slugging (OPS) de .826 en el 2013.

Los Azulejos cambiaron al diestro Noah Syndergaard como parte del paquete para adquirir los servicios del abridor R.A. Dickey, y aunque obviamente Toronto obtuvo valor a cambio, Syndergaard tiene posibilidades de convertirse en uno de los mejores lanzadores de su generación con los Mets. Cada equipo tiene historias de éxitos y fracasos, pero al menos últimamente, ha habido más casos positivos que negativos para los Azulejos.

Bautista y Encarnación se han combinado para conectar 440 cuadrangulares y han acumulado 1,184 carreras impulsadas durante su estadía en Toronto, mientras que Colabello regresa de una temporada en la que bateó .321 con OPS de .886. Donaldson es el reinante Jugador Más Valioso de la Liga Americana. Cada uno de sus ex equipos debe sentir un poco de remordimiento, y los Azulejos pueden identificarse con ello.

"Hemos probado a muchos otros muchachos que no han funcionado, pero es un juego que te enseña humildad a tratar de adivinar quién de ellos será exitoso", expresó LaCava. "Todos son diferentes, pero creo que en algunas ocasiones necesitas empezar de cero. Tienes ojos diferentes mirándote que te darán una oportunidad distinta a la del pasado. El momento oportuno lo es todo y si le sacas provecho, realmente puedes despegar".