Los Timberwolves de Minnesota no están cumpliendo con las altas expectativas que la mayoría de analistas habían depositado en ellos cuando comenzó la temporada, y especialmente tras el fichaje de Tim Thibodeau como entrenador.

Pero lejos de ocultarse la estrella del conjunto, Karl-Anthony Towns, ha dado la cara, responsabilizándose de este momento oscuro que vive el equipo de la Conferencia Oeste de la NBA.

“Todas estas derrotas caen sobre mis hombros. Es algo que tengo que solucionar; esta temporada es culpa mía. Hace que dormir por las noches sea difícil. Simplemente tengo que hacer más y jugar mejor, a un nivel que nos permita ganar”, dijo Towns, principal líder de la franquicia pese a que esta es solamente su segunda temporada en la liga.

Los Timberwolves tienen un registro de 5-12 en estos momentos y han mostrado una inconsistencia muy acusada en estos 17 partidos.