Cristiano Ronaldo ha tenido una Eurocopa para el olvido y aún no puede celebrar con Portugal. Luego que empataran a un tanto con Islandia en la primera fecha del Grupo F y poco hiciera para ayudar a su selección a conseguir un triunfo, el astro de Real Madrid tenía la posibilidad de acallar todas las críticas surgidas en el duelo ante Austria.

Pero Cristiano Ronaldo, una vez más estuvo lejos de ser el héroe de los lusos y, muy por el contrario, fue el villano de la jornada. Cuando faltaban diez minutos por jugar, el astro del Real Madrid tenía una oportunidad inmejorable de marcar y se dispuso a patear un penal que a el mismo le habían cometido, lo que le podía permitir a su selección romper el cero ante el austríaco.

En su gran opción de batir a Robert Almer, quien le había negado el gol durante todo el partido, el luso falló y envió su remate al vertical. Portugal nuevamente no pudo pasar del empate tras igualar sin goles con Austria y quedó con dos unidades tras dos fechas del grupo F. 

Y por si el empate y el penal fallado no fueran suficientes, CR7 tuvo que aguantar las burlas de los hinchas austríacos, quienes le gritaban "Messi, Messi" cada vez que tocaba el balón. Una jornada negra para el astro luso, quien sigue decepcionando en la Eurocopa.