Las caras de James Ellsworth se hicieron virales, algo que fue aprovechado por la empresa de entretenimiento deportivo.