El Fenónemo quería a su compatriota de su lado y tuvo una particular técnica de convencimiento.