El jamaicano Usain Bolt, campeón olímpico en 100 y 200 metros lisos, dio ayer en Praga su apoyo al trabajo que realiza la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), que ha vuelto a analizar muestras guardadas de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 y detectado irregularidades en 31 casos.

“Es duro, pero creo que este organismo (AMA) debe limpiar el deporte. Si alguien hace trampa debe saber que se le va a cazar”, señaló el atleta caribeño en rueda de prensa, tras participar en un certamen atlético infantil.

Sobre esas nuevas pesquisas con las técnicas más avanzadas, Bolt reconoció que no sabía que “se podían analizar muestras tan antiguas”.

“Yo solo sigo las reglas, y si dicen que no pueden competir hay razones fuertes y yo no puedo hace nada”, señaló Bolt sobre la posible ausencia del equipo de Rusia, tras la investigación de la justicia de EE.UU., que ha cuestionado la honradez de los atletas rusos en los JJOO de invierno de Sochi.