En 2008, aún como una de las dos raquetas principales del país, junto a Jhonson García, era imposible pensar que Víctor Estrella llegaría a codearse con los mejores del planeta en los grandes escenarios.

Pero sucedió, gracias a un tesón a toda prueba. “Víti” ha jugado todos los Grand Slam y llegó a la tercera ronda del US Open 2014. Su mejor ranquin ha sido 43 del mundo, logrado el 13 de julio pasado.

Responsable en sus planteamientos, humano y risueño, Estrella fue entrevistado por MetroRD durante el repechaje del Grupo Mundial de la Copa Davis contra Alemania, el sitial más alto que ha logrado el equipo nacional.    

Hola Viti. Las entrevistas contigo se van repitiendo por tus éxitos, a ver qué hacemos diferente hoy. ¿Cómo ves el deporte dominicano en la actualidad?

-Sin dudas, este es un momento bastante positivo, ya que cada uno de nosotros (los atletas) tenemos en nuestros hombros una gran responsabilidad. Yamilet, Luguelín, Felix Sánchez, los peloteros, Al Horford y otros, cada uno haciendo su parte. El deporte dominicano se está dando a conocer no solo en el área sino en todo el mundo.

¿Qué los impulsa? ¿Es solo corazón o depende de políticas institucionales?

-Es el corazón, el amor que le ponemos es lo más importante. Vamos abriendo camino y enseñando a las autoridades que sí se puede. Necesitamos, y dentro de lo posible, recibimos esos espaldarazos importantes, pero el deseo de llegar a la cima es más importante que todo.

¿A qué edad llegaste al Centro Español?

-A los ocho años.

¿Qué otras opciones tenías en aquel momento?

-Canabacoa, y tampoco Santiago, no exhibía tanto desarrollo como hoy. La avenida Panamericana no existía. Tenía pocas opciones: la calle o el conuco. Llegué al club a trabajar y se abrieron muchas puertas desde que comencé a jugar y mostré que tenía talento para este deporte que amo y al que debo todo. Sin dudas, el deporte me dio opciones en la vida y mira qué bien vamos.   

Pocos jóvenes dominicanos han tenido una disciplina o una institución que les ofrezca trabajo y desarrollo personal. ¿Te consideras dichoso?

-He tenido mucha dicha. Muchos jóvenes se quedan en el camino por desconocimiento y por falta de oportunidades. El desconocimiento lleva a que algunos no encuentren medios de vida dignos. Eso debe mejorar.   

¿Qué deseas que suceda con nuestro deporte?  

-Espero que tengamos canchas públicas de varios deportes. Que cualquiera tenga acceso a una cancha de fútbol, un play, una mesa de ping pong. Quiero decirles a los niños que escojan el camino del deporte. Por salud, para no caer en lo malo, porque el deporte educa.  

Entre tus logros, ¿cuál te enorgullece?

-Es un orgullo enseñarle al mundo que República Dominicana es más que malas noticias. Exhibir que podemos medirnos a las potencias y dar la batalla como ha pasado esta semana aquí en esta serie contra Alemania, con esos buenos juegos de Bebo (Hernández) y Roberto (Cid).