El hecho de haberse colocado en el top 50 en el ranking ATP es más que suficiente para determinar el duro golpe que significa la salida de Víctor Estrella del equipo nacional que participará en la próxima serie de Copa Davis. Pero si es necesario explicar la magnitud de lo acontecido, el quisqueyano encabeza todos los encasillados de importancia en la historia de la participación dominicana en este torneo de tenis mundial.

Estrella renunció a participar con el conjunto tricolor en la serie que se disputara en Chile del 4 al 6 de marzo del presente año, debido a que busca reunir los puntos suficientes para entrar de forma directa a los Juegos Olímpicos de Brasil, por medio de la clasificación ATP, que concede un boleto directo a los primeros 56 jugadores de su categoría.

Pero a pesar de esto, la Federación Dominicana de Tenis dejó la puerta abierta por si Viti cambia de opinión, al inscribirlo formalmente en el equipo que participará en la lucha por el pase al playoff del grupo mundial.

República Dominicana ha estado presente en la Copa Davis desde 1989 y ha participado hasta el momento en 79 series; Estrella ha formado parte del equipo nacional en 17 de los 27 años en los que se ha jugado en el evento tenístico, con participación en 43 de esas series, lo que lo convierte en el más longevo entre todos los tenistas que han representado a la tierra de Duarte en este evento.

La primera raqueta del país es el líder en triunfos totales del equipo tricolor, con 59; también lo es en sencillos, con marca acumulada de 39-15, y en dobles, con registro de 20-21.

De su total de victorias, 32 han sido en arcilla (21 en sencillos y 11 en dobles) y 25 en cancha dura (18 en solitario y 9 acompañado).

Además de ser el mejor jugador de sencillos, es reconocido como parte de la mejor pareja de dobles dominicana junto a Jhonson García, con quien compiló marca de 8-11, según los datos de la página oficial de Copa Davis.

Víctor ha estado presente en los momentos más importantes del tenis dominicano en esta competición mundial, como los avances al grupo uno de América en los años 2010,2013 y 2014, y la clasificación y participación en el playoffs del grupo Mundial, que consiguió el pasado año, convirtiéndose de paso en el jugador de más edad que ve acción en un partido por los de esta isla del Caribe, con 35 años y 47 días.

Con la salida de Víctor, el equipo nacional definitivamente pierde a su principal carta de triunfo, pero la persecución del sueño de todo atleta que es participar en los Juegos Olímpicos, y como sucede en este caso,  es una razón más que digna para dejar todo y seguir tras ese sueño.