Tras una larga sesión de entrenamiento bajo el sol de Melbourne, Víctor Estrella Burgos ultima los detalles de su segunda participación en el Abierto de Australia. Ahora número 56 del Emirates ATP Rankings, el de República Dominicana confiesa a ATP qué lecciones sacó de su primera experiencia en el Grand Slam de las antípodas y qué espera para 2016.

“Lo primero que aprendí era que tenía que llegar con más tiempo”, reconoce el jugador de 35 primaveras. “El año pasado llegué cuatro días antes y el día que jugué, en la cancha me sentía un poco dormido. Este año ya cuento con doce días acá. Primero fui a Nueva Zelanda y ahora aquí me he ido adaptando poco a poco al clima”.

Antes de dar pistoletazo oficial al año, Estrella Burgos realizó una intensa pretemporada en casa, rodeado de compañeros. “Estoy muy contento porque este año tuve una gran pretemporada en República Dominicana con algunos jugadores de Colombia que vinieron a mi ciudad a entrenar conmigo y la verdad que muy bien. Lo que hemos entrenado físicamente ha sido espectacular. Además he tenido cero molestias físicas y eso me da confianza para principio de año y de este torneo”.

En primera ronda le espera Daniel Brands, jugador venido de la fase de clasificación y actual número 151 del mundo al que nunca se ha enfrentado. “Siempre es bastante peligroso enfrentarte en primera ronda a jugadores venidos de la previa porque vienen con buenos partidos, con buen ritmo de competición”, fotografía el dominicano. “Pero dentro de todo, soy optimista. Es un buen partido para arrancar y tratar de avanzar en el cuadro”.

El 2015 fue un año de grandes logros para Estrella Burgos. No sólo se mantuvo entre los sesenta mejores tenistas del mundo de manera constante, si no que además logró su primer título ATP World Tour en el Ecuador Open Quito. ¿Qué le pide a 2016?

“Me he preparado para tratar de repetir un título este año. Espero volver a ganar en Quito y si no en cualquier otro torneo. Me gustaría poder ganar algún título más en un futuro”.

Si algo ha logrado Estrella Burgos más allá de su primera corona, ha sido el apoyo de su gente en República Dominicana. “Fue mucho más sorprendente al principio cuando ingresé en el top 100 en febrero de 2014. La gente empezó a seguir un poco, aunque muchos se preguntaban: vamos a ver cuánto dura, qué tal pasa, si permanece… Fue un año de prueba en el que el tenis fue ganando un poco de popularidad en mi ciudad”.

“Ya en 2015, y gracias a los buenos resultados, también con los play-off de Copa Davis ante Alemania, el estadio se llenó como no sucedía desde los Panamericanos de 2013. El tenis sigue creciendo”.