El dominicano Víctor Estrella Burgos, que hoy consiguió la primera victoria para su país en Roland Garros, aseguró que pese a sus casi 36 años no se le pasa por la cabeza colgar la raqueta porque siente que le responde el físico, una de las grandes armas de su tenis.

"El físico es una de las partes esenciales de mi juego. Necesito correr como una gallina", declaró el dominicano tras derrotar al ucraniano Illya Marchenko por 7-5, 6-4 y 6-3 en 2 horas y 26 minutos.

Estrella Burgos, que ha conseguido sus mejores resultados superados los 30 años, explicó que su tardía madurez responde a que solo saltó a profesionales con 26 años.

"La mía es una historia de superación", señaló el de Santiago, que necesitó tiempo para atesorar la experiencia y la madurez necesaria para batirse en torneos ATP pero que físicamente se siente "bastante bien, con muchas ganas".

"Aguanto bastante en condiciones difíciles" y "salimos a la cancha a no quejarnos", agregó el veterano jugador.

El mejor tenista de la historia de la República Dominicana, en el puesto 87 del ránking de la ATP, se medirá a continuación contra el español Feliciano López en un partido del que puede obtener una doble recompensa si logra doblegar al 27º mejor tenista del mundo.

Por un lado, se colocaría por tercera vez en segunda ronda de un "grande", algo que ha conseguido en el Abierto de Estados Unidos (2014) y en Wimbledon (2015) pero nunca en Roland Garros.

Y además, se garantizaría el pase directo a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, pues quedaría en torno al 65 del mundo. Si el ránking ATP no le da acceso directo, podría solicitar una invitación a la Federación Internacional de Tenis (ITF), pero "tiene mejor sabor entrar por cuenta propia", destacó.

Respecto a su próximo duelo, el dominicano alabó la "experiencia" de López, un "jugador bastante maduro", pero tiró de estadística para darse opciones reales de victoria sobre la arcilla, su superficie predilecta.

"Es un partido que me gusta. Hemos jugados dos veces y he salido ganador", dijo Estrella Burgos, en la final del torneo de Quito del año pasado, también en tierra batida, y en el torneo de Washington de 2014, en pista dura.