El marcador decía que perdía 4-6, 5-5 y que enfrentaba el cuarto punto para quiebre del partido, poco después de cometer una doble falta. Y el público lo había visto manotear, gritar y protestar contra sí mismo y una vez contra el árbitro en todo el encuentro. Parecía el final de Víctor Estrella Burgos, pero con él nunca se sabe. El dominicano levantó la cabeza y terminó superando 4-6, 7-6(5), 6-2 en dos horas y dos minutos a Thomaz Bellucci para defender el título del Ecuador Quito Open.

El primer set no fue fácil para ninguno de los dos por el viento que dificultó aún más la siempre incómoda altura de Quito. De ahí que solo cuatro veces en el parcial obtuvieran un peloteo de seis o más impactos y, por el contrario, que fuera más común que el retador fallara en el primer o segundo impactos.

Sin embargo, Thomaz Bellucci hizo la diferencia en el noveno juego, en el que puso la bola en juego, y aprovechó dos errores no forzados del dominicano para quebrar y cerrar el parcial con su saque cuando el reloj marcaba los 30 minutos de juego. Estrella había salvado nueve de once puntos de quiebre en el torneo, pero esta vez ante Bellucci sucumbió ante el viento y el nerviosismo de su segunda final como profesional.

Y el dominicano, campeón en 2015 al vencer a otro zurdo en la final (Feliciano López), siguió mostrando dudas con su servicio en el inicio del segundo parcial, en el que se salvó de un 15-40 en el primer game. Y si bien mantuvo el equilibrio en los cuatro turnos siguientes con el saque, sufrió en el undécimo game: en el que desaprovechó un 40-0, cometió dos dobles, salvó una opción de ruptura y enfrentó cinco deuce. Allí pareció derrotado.

Pero haber salido bien librado le sirvió para forzar un tie-break en el que tuvo que sufrir para poder ganarlo, pues el brasileño estuvo 3-1 arriba y cometió dos errores no forzados. Por algo el récord del zurdo en desempates era de 53-57 y el del dominicano 26-19. El brasileño no pudo reponerse de la resurrección de Estrella y el tercer set fue prueba de ello.

Estrella quebró en el primero y séptimo games, y mantuvo su servicio para así convertirse en el quinto jugador de la temporada en defender títulos, algo que ya hicieron Stan Wawrinka (Chennai) Viktor Troicki (Sídney), Novak Djokovic (Australian Open) y Richard Gasquet (Montepellier). Además, se transformó en el segundo campeón de 2016 con 30 años o más, igualando a Wawrinka.
 

Thomaz Bellucci, quien no pudo tomar revancha de la derrota en semifinales de la edición del año pasado, quedó cerca de su segundo título en Suramérica (tras el logrado en Santiago 2010) y llegó a una marca de 4-3 en finales del ATP World Tour. Ginebra 2015 y Gstaad 2009-2012, siguen siendo los tres trofeos de su palmarés.