En el fútbol de Inglaterra ocurrió una jugada inesperada y curiosa.

Jugaban Arsenal y Burnley en actividad de la FA Cup y aunque los "Gunners" se llevaron la victoria 2-1, en las redes circula un gracioso momento que robó cámara.

El defensa Kieran Gibbs se "desconectó" del juego y barrió por atrás a Francis Coquelin, su propio compañero.

Coquelin permaneció en el césped por varios segundos doliéndose del golpe que le propinó Gibbs.

Miren el gracioso momento: