Como la mayoría de los peloteros cubanos que emigran a los Estados Unidos en busca de su "norte", Adeiny Echavarría  pasó muchas calamidades en su natal Santiago de Cuba.

Ya el jugador de cuadro de 26 años ya está establecido en cuatro años en las Grandes Ligas, donde ha jugado con los Blue Jays de Toronto y los Marlins de Miami, relata las penurias que pasó en su niñez; incluso, indicó que hasta tenía que tomar zapatos prestados para practicar.

"Algo sobrenatural": así lo describe él su cambio que dio en la defensa para jugar béisbol y establecerse en las Mayores.

VIDEO CORTESÍA DE MLB